Dónde

¿Dónde están las risas?
¿Dónde están los besos?
¿Dónde están los sueños de nuestro universo?

¿Dónde están las ganas por las que rompí yo el resto?

¿Dónde las miradas?

¿Dónde las historias que tejieron versos?

¿Dónde están los bailes?

¿Dónde los deseos?

¿Dónde está el swing de nuestros conciertos?

¿Dónde la morada de nuestros anhelos?

¿Dónde está tu cuerpo cuando me desvelo?

¿Dónde están las risas?
¿Dónde están los besos?
¿Dónde están los sueños de nuestro universo?

Anuncios

Sobrevuelo

A millones de metros.

Sobrevuelo.

Lo que fuimos.
Lo que ya no me hacías volar.

Y tengo miedo a que se despresurice la cabina y no poder volar nunca más.

Con nadie.Sin ti.Conmigo misma.

Y cuando estoy en tierra.

Sobrevivo.

Con las alas que me nacieron sin ti.

A veces muy alto, a veces me quedo al ras porque me falta el aire.

Me faltas tú pero ya no conmigo.
Me falta el de antes.
Me falto yo con mis sueños.

(Ahora les cuesta volar a ellos).

Sobrevuelo pero no consigo aterrizar conmigo misma.

Sobrevivo pero ya no aprecio el desliz del tiempo.

A millones de metros.

Alguien vuela.
Ni tú.
Ni yo.
Ni los sueños de nuestra trastienda.

A remar!

Nos empeñamos en que nos quieran,nos aferramos al amor como a la vida misma.Algunos lo hacemos más fuerte por la forma en que entendemos el viaje.

Un viaje que cuando ya has vivido una relación importante anterior descubres que no tiene un rumbo definido pero igualmente puede hacerte volar.

A veces pensamos que cuando una relación de amor nos ha costado dejar atrás una vida entera nos tiene que hacer volar todo el tiempo y si no, no es amor.

Nos olvidamos de que hay infinitas maneras de amar.

Y amar no significa dejar de ser uno mismo.

De hecho hay que ser uno mismo para poder amar.

Y se nos olvida que lo fácil es amar cuando el viento sopla a favor pero lo difícil es amar remando juntos para encauzar el viaje.

Yo soy de remar, de sincronizarme,de aprender a coger el remo con todas mis fuerzas pero no todo el mundo quiere amar asi.

Otros prefieren que el viento les acerque a la orilla y cuando llegan se dan cuenta de que ese no era su destino.

He remado.Mucho.A contracorriente.A favor.De espaldas.De frente.Cara a cara.Y estoy exahusta.

Volví a creer en el amor,a pesar de todo.Dejé mi vida atrás con todo el dolor de mi alma y la culpabilidad que no te deja nunca.

Nunca busqué el barco.Siempre creí en que “todo no es casualidad” y me subí cuando más desorientada estaba.

Me subí creyendo en el amor.Creyendo que las tormentas nunca me harían naufragar porque este barco era diferente.

Navegaba como en mis sueños bonitos pero no era un sueño, era mi ruta de viaje.Era el amor.

Icé cada vela con ilusión,las pinte de mil colores.Y aprendí a elevarla.Pase de remar a compartir el viaje en un velero.Nuestro velero.Uno muy íntimo.Uno que no olvidaré.Uno que pensé que sería (no para siempre) pero que sería hoy.Aquí,conmigo.

Ahora.

Pero a veces no es suficiente izar las velas,pintar el barco.No es suficiente el esfuerzo de aprender a manejar la nave porque entonces uno de los marineros desiste de ir al puerto.Prefiere navegar a la deriva.

Y tú ya no puedes hacer nada.Ya no manejas el barco.Y aunque puedes comprometerte a frenar las tormentas, a soplar a favor,a remendar las velas rotas…

Si no hay amor suficiente el velero se pierde,se hunde,se ahoga…y ya solo te queda salvarte tú.

Tú con tu desamor,tus miserias,tu dolor,tus recuerdos bonitos y tus ganas y convicción de que en ese velero podrías haber llegado a un destino para ti.Para él.

Para seguir navegando juntos.

Para escribir mensajes en la arena de los que ya nadie podrá borrar nunca.

Gracias por este viaje que inesperadamente has decidido emprender ya sin mi.

Gracias por Todo lo Bonito.#SMC

A remar!

Porque a pesar de todo seguiré creyendo en que hay un barco esperándome que me hará llegar a buen puerto sople o no el viento a favor.

Siempre que sale el sol

Siempre que sale el sol tu te escondes.

Y te busco interpretando cada paisaje de tu alma pero no te encuentro.No encuentro lo que busco mientras me ciega el sol en la cara.

Siempre que sale el sol tu te duermes.

Y lo intento,intento despertarte para incluirte en mis sueños.Pero tu sigues dormido mientras vivo con mi insomnio aferrado a ti.

Siempre que sale el sol tu te callas.

Y te sigo para disfrazar tu ausencia de excusas.Pero tus silencios hablan más que esas palabras que dices en momentos fugaces y que luego desaparecen junto a ti.

Siempre que sale el sol tu te ciegas.

Y te abro los ojos mientras descubro que no quieres verme.Que el reflejo te ha vencido.

Siempre que sale sol ya no te espero

aprendí a sentir menos el frío que me deja tu ausencia tantas tardes de domingo.

Los trenes también viajan en invierno

Hay quiénes se bajan del tren sin mirar la parada, porque van sin rumbo,con prisa. Porque no han reparado en el paisaje a través de la ventana.Porque querían huir de sus miedos y pensaban que dejándolos en el vagón comenzarían un viaje nuevo. Pero los miedos se llevan en la mochila de por vida, unas veces parece que se esconden timidamente, otras que desaparecen pero la realidad es que nunca te abandonan porque están ahí para advertirnos, para frenarnos el viaje.Para desvirtuarnos los paisajes más bonitos, para hacer que nos perdamos el trayecto y no lo veamos con los ojos de un niño ilusionado.

El miedo nos puede. Nos hace bajarnos del vagón antes de tiempo. Como en las pelis en las que parece que habrá una explosión y los viajeros se tiran en marcha.

Hay quiénes prefieren tirarse en marcha, no esperan a llegar a la siguiente estación a ver qué ocurre. Y no solo eso, amagan con bajarse cada vez que no ven el paisaje nítido y tan bonito como habían imaginado. Pero los trenes también viajan en invierno, cuando los árboles están desnudos y se tiene más frío.

Hay quienes prefieren viajar solo en primavera, cuando el paisaje reverdece y da gusto sentir como el tren aminora para disfrutar el paisaje.

Pero los trenes también viajan en invierno.

Hay quienes bajan en cada estación y suben de nuevo esperando a que la siguiente parada le deje unas vistas más bonitas.Suben y bajan tan rápido que no aprecian los detalles. Que no se paran a otear el horizonte ni a oler la humedad del invierno ni el aroma de las flores.

Solo quieren llegar al final del trayecto y en el camino van perdidos, sin rumbo, sin quedarse en ninguna estación, no improvisan, no se dejan guiar por su instinto, no se quedan 5 minutos más a disfrutar del paisaje por si se cierra la puerta y no pueden llegar a la última estación.

Hay quienes se montan en el tren y no bajan en ninguna estación, ni miran por la ventana. No disfrutan de los paisajes ni del traqueteo. No disfrutan de la experiencia de conocer y observar a otros viajeros.

Solo quieren llegar al final.

Llevan una maleta muy pesada, más grande que la de los miedos.Pesa tanto que prefieren no moverse del vagón por si tienen que arrastrarla y entonces sin moverse se pierden lo bonito del trayecto.

Se pierden las luces grises del invierno y los destellos del verano. Se pierden las escenas cotidianas de la estación. Se pierden los besos furtivos y las despedidas de los amantes. Se pierden las historias de a pie.

Se pierden el viaje. El de su propia vida.

Porque los trenes también viajan en invierno, solo hay que saber abrigarse.

Nadie para mí 

Pasaste de todo a nada cuando nadie nos miraba y todos lo vieron.

De cien a cero decelerando el ritmo de mi corazón que ya ni latía por ti.

Fuiste mi todo en medio de la nada y cuando dejaste de serlo ya nada fue igual.

Nadie.

Ni tu ni yo que nos creimos eternos, como nuestro amor.

Y ahí está, no fue ni para tanto ni para tan poco.Tampoco fue lo que hubiese esperado. 

De nadie y menos de ti que no eras como todos, o eso o yo no entendí nada.

Nadie. 

Ahora no soy nadie para ti después de que fui toda tuya, entera, sin condiciones.

Sin nada y dándotelo todo.

No lo viste. 

No viste que todo lo que necesitaba estaba entre tus brazos. 

Pero no hiciste nada y me fui creyendo todo para nada y nadie me lo advirtió.

Ni mi latido en silencio ni mi dolor camuflado.

Ahora todo lo que tengo no es de nadie y seguramente no sirva para nada. 

Pero ahora empiezo a ser alguien y eso para mi lo es todo porque desde que busco nuevos sueños soy otra y nada es lo mismo.

Ni yo ni mi pasado cuando era más tuya que mía. 

Ahora no soy de nadie o si…soy toda para mi y ya nunca mi vida será igual.

Nadie. 

Ni tu ni yo que nos quisimos todo el rato para nada. 

Porque la ropa de mentira destiñe y el amor aun más

Cuando el amor no es de verdad destiñe,

como esa ropa barata de mercadillo que dura una puesta, que te sirve para una sola vez y que olvidas para siempre en un perchero recóndito o en un cesto que ya nunca lavarás.

Y el día que haces limpieza, lo ves allí en un rincón y solo recuerdas como desteñía. Como estropeó toda tu ropa bonita que tenías en el armario desde hacía años. Esa ropa que es duradera, que combina con todo, que siempre te saca de un apuro, que te la pruebas y te sientes cómoda y sexy. Esa ropa que aunque pasen los años sigue fiel en tu armario y aunque una temporada te olvides de ella a la siguiente la sacas y te la pones con mayor ilusión. Porque es genuina, porque abriga, porque te hace sentir elegante cuando la llevas puesta.

 

Cuando el amor es de mentira destiñe, como los príncipes azules, que ya no se sabe de qué color son porque les falta vida e ilusión, les falta magia, les falta sonrisa, les falta perseguir dragones y fantasmas porque son cobardes, les falta hasta el azul de sus ojos que también destiñen y no por las lágrimas, porque los príncipes desteñidos son de hielo, no tienen sentimientos. Son azules porque les falta el oxígeno, ese oxígeno que intentan  arrebatar a los que sí que viven con ilusión, a los que sí que despiertan sonrisas, a los que aman de verdad , con el corazón.

Cuando el amor es de mentira destiñe y te ensucia las manos, se  te entachona el alma, se te emborronan los recuerdos. Y entonces no hay nada que quite la mancha, y aunque lo pongas en remojo sigue ahí recordándote porque compraste aquella prenda que solo dura una puesta cuando tú  eres de fondos de armario, de básicos inconfundibles, de prendas que nunca pasan de moda.

Y entonces te asalta un vago pensamiento de decepción contigo misma pero acabas por comprender que si lo compraste en un mercadillo y regateaste no podías esperar más.

Porque la ropa de mentira destiñe y el amor aun más.

Nada será suficiente

Quiero ese amor que te hace cosquillas casi todo el rato,amor del que te acompaña sin preguntar,amor del que te entiende porque se pone en tu lugar,amor de sobremesa,amor del que sale solo sin condiciones ni obligaciones.
Amor del que te abriga todo el rato aunque no haga frío, amor de entretiempo y de verano y también de invierno.

Amor de querer sin poder y de poder porque se quiere.

Amor de compartir casi todo,sin parcelas escondidas. Amor de no solo a veces. Amor de mañana y de noche y de madrugadas,muchas.

Amor sin barreras,sin excusas,amor de ahora pero que dure también luego.Amor de todos a una,del que juega siempre a una misma carta sin agobiarse.

Amor intenso,de todo. De besos,de abrazos,de caricias,de sonrisas. Amor sin verbos en pasado y con acciones en presente.

Amor sin calendario. Amor de compartir no solo anhelos si no verdades. Amor repleto de “tus” y no de “yos”.Amor del que se queda.

Amor del que suma y multiplica. Amor del de si te digo ven lo dejo todo. Amor convencido. Amor sin condiciones. Amor de todo o nada. Amor sin omisiones. Amor a los cuatro vientos,sin escondites.Amor de sofá. Amor sin borrones. Amor sin rodeos. Amor al desnudo,a corazón abierto. Amor por encima de todo.

Y mientras no sienta ese amor de ti,en mi. Nada será suficiente. Nada.

Sin condiciones

El amor igual que llega se marcha. Así, sin más. A veces nos confundimos y pensamos que es amor lo que en realidad es conveniencia, casualidad, entretenimiento…simple amistad.

El amor es más que eso.El amor hace que puedas con todo. Que se te encoja el estómago y se te sacuda el alma cuando piensas en perder a esa persona tan imprescindible en tu vida. El amor es saltar barreras y derribar muros para construir los castillos más altos aun sin ladrillos.

El amor es tan poderoso que te hace volar sin alas, te hace sentir que sueñas despierto, te hace sonreír en silencio y te recorre con su mano ese escalofrío único que no te deja estar quieto porque siempre quieres más.

El amor no es egoísta, es entregado.

Quien te ama de verdad no piensa en medir, no piensa en recompensa, no piensa en los obstáculos, no piensa en rendirse, no piensa en apartarte de su vida.

Porque el amor no te permite abandonar sin más, no te permite mirar hacia otro lado, no te permite ver sufrir al otro, no te permite quedarte parado mientras la otra persona te necesita. No te permite huir, ni ocultar ni transformarlo en otra cosa que no sea amor.

El amor es  eso que no te deja pensar en razones, es eso que  solo deja sentir al corazón, a borbotones. Sale solo, sin medida, sin peros, sin un más tarde, sin un otro día, sin un ya veremos, sin un ahora no puedo, sin un no tengo tiempo, sin un no es el momento de quererte.

Si alguien dice que no es el momento de quererte es que no te quiere,  diga lo que diga, desengáñate. Y hazlo rápido, tan rápido como entiendas que no puedes retener a quién no te quiere y no solo eso, que no te interesa retenerlo porque ya no va a aportar a tu vida lo que tu esperabas.

Acepta y pasa página y comprende que no todo el mundo ama de igual forma. Hay quienes se embarran hasta el fondo y hay quienes prefieren quedarse mirando el charco por si se salpican demasiado.

Lo único que debes saber es elegir a quién quieres a tu lado.Elije a quién  tenga el mismo concepto del amor que tú.

El mío es el entregado, nunca conocí otro.

También hay que tener cuidado porque algunos dicen que saltarán el charco contigo y cuando cuentas hasta tres, tú ya has saltado y la otra persona decide quedarse atrás. Tú te embarras y lo das todo mientras la otra persona te mira admirándote por ello pero sin hacer nada.

Antes de saltar el charco comprueba que no te soltarán la mano en el último momento.

Hay quienes vivimos el amor como un salto al vacío, sin paracaídas. No sabemos protegernos de los que tienen un concepto vago del amor. Y entonces nos caemos a metros de altura después de haber hecho un esfuerzo gigante para subir tan alto y mantenernos; y al final acabamos en el suelo, minúsculos, impertérritos y heridos.

Si eres de saltar al vacío sin paracaídas, luego no te culpabilices, no te engañes, no te castigues.Acepta que hiciste lo que sentías, que en esta vida en la que estamos de paso puedes vivir de dos formas, apostando o huyendo, sumando o restando, amando a los demás o amándote exclusivamente a ti mismo.

Hay quienes no han conocido nunca el verdadero amor ni lo que se siente cuando te alcanza.No saben la intensidad que se dibuja en tu alma, no saben lo que es darlo todo a cambio de nada, no saben lo que es recibir sin pedirlo, no saben lo que es pensar en el otro más que en un mismo.

El amor real lo anega todo, te hace luchar, te hace ser mejor persona, te hace ilusionarte ,te hace sentirte más vivo, te hace enseñarte a compartir, te hace escuchar,te hace comunicarte, te hace reír a carcajadas y te abraza sin condiciones cuando más lo necesitas.

Sin agendas, sin calendarios, sin distancias, sin alarmas, sin peros, sin porqués, sin condiciones…

Siempre sin condiciones.

No hay luna

Miro a través de los cristales y no hay luna.

Se la llevaron tus noches. Tus delirios rotos.

Y ahora no encuentro los motivos para morder nuestras sábanas tan gastadas.

Y ahora,a oscuras,no recuerdo ya las ganas.

Miro a través de los cristales y no hay luna.

Se la llevaron mis sueños.Mis deseos muertos.

Y ahora no encuentro los motivos para retener tus besos.

Miro a través de los cristales y no hay luna.

Y entre tanta oscuridad desnuda nuestro desnudo olvidado,y entre tanto dolor perdido mi corazón ahogado.

Son ya tantas noches sin luna que he tintado mis cristales de blanco y con el negro de nuestras noches he borrado un secreto: por qué antaño te quise tanto.